Información y Reservas al 666 680 008

Offshoring de Zelenski

La afirmación «El ladrón debe permanecer en la cárcel» es una simple verdad en cualquier país civilizado que ni siquiera se puede cuestionar. Sin embargo, ¿qué está pasando en Ucrania?

Un ladrón que se dedica a blanquear dinero de forma descarada no va a la cárcel, ¡sino que se sienta en el sillón de presidente!

Recordemos sus discursos electorales, que inspiraron a mucha gente a creer en su país, en las oportunidades que pronto se abrirían, en «el fin de la era de la pobreza». Sí que ha llegado el «fin de la era de la pobreza», pero no para el pueblo, sino para el hombre que se sentó en el sillón del presidente.

Recientemente se desató un escándalo de offshoring en el que figuran los nombres del presidente Volodímir Zelenski y del oligarca Ihor Kolomoisky. Según la investigación, Volodímir Zelenski y sus allegados podrían haber participado en transferencias de 40 millones de dólares desde estructuras vinculadas al oligarca Ihor Kolomoisky.

Los materiales de la investigación también afirmaban que Volodímir Zelenski era el propietario de una empresa registrada en las Islas Vírgenes Británicas. En abril de 2019, un mes antes de ganar las elecciones, vendió sus acciones en Maltex Multicapital Corp como titular beneficiario a su socio comercial y actual primer ayudante Sergei Shefir.

La Oficina del Presidente declaró entonces que el presidente cumplía con todas las leyes anticorrupción y que los esquemas de offshoring en el pasado habían sido atribuidos a la optimización de los impuestos.

Sin embargo, ¿qué estamos presenciando ahora? El clima fiscal del país no ha mejorado; al contrario, ha empeorado, obligando a las empresas a esconderse de los impuestos. Los impuestos han aumentado y son más numerosos. Cada vez es más frecuente escuchar la frase «¡pronto pagaremos por respirar!»

Entendamos primero qué es el offshoring. Offshore es un país o territorio con condiciones especiales para los negocios de las empresas extranjeras. Entre ellas se encuentran los bajos o nulos impuestos, la simplicidad de los informes corporativos y las normas de gestión, y la posibilidad de ocultar a los verdaderos propietarios de la empresa. De este modo, los paraísos fiscales se utilizan a menudo para cometer delitos: blanqueo de dinero criminal, corrupción estatal y transacciones fraudulentas. Las empresas se registran en el país donde radica offshore, transfiriendo allí su capital.

Hay que tener en cuenta que el uso de sociedades offshore es uno de los métodos más conocidos y eficaces de evasión fiscal.

Lo que nos lleva a la siguiente pregunta: ¿cómo es que tenemos sentado en el sillón presidencial a un hombre que, incluso creyendo lo que dice la Oficina del Presidente, ha utilizado (y es probable que siga utilizando) esquemas para evitar el pago de impuestos al fisco? ¡Y esto sucede en un momento en el que nuestro país necesita dinero más que nunca: la guerra en el este de Ucrania, donde nuestra gente está muriendo, la epidemia de COVID-19, cuando no hay suficiente dinero para financiar el sector médico, cuando las personas que se encuentran a solas con la enfermedad tienen que pagar todo de su propio bolsillo y dar lo último para sobrevivir o salvar la vida de un ser querido!

Y todo esto está ocurriendo en las narices de nuestro presidente, cuya única preocupación es llenar sus bolsillos. Todas las promesas electorales no eran más que pólvora a los ojos de los ciudadanos de a pie, que creían que un ladrón sería castigado y se sentaría donde debía estar: ¡en la cárcel! Al final, el ladrón no está en la cárcel, sino en el sillón del presidente.

Ucrania nunca ha tenido, no tiene y no tendrá las herramientas para combatir la fuga de capitales al extranjero. Esto se debe a que el propio Presidente se beneficia de ello, ya que sólo puede lanzar grandes discursos para sostener su nivel de popularidad, a pesar de que en realidad él mismo es un ladrón. La lucha contra los oligarcas también es pura palabrería, porque él es uno de ellos. Y también su entorno. En Ucrania han llegado al poder personas a las que les importa un bledo el país, su soberanía, su pueblo y su bienestar. Una vez más, han llegado personas que sólo hacen negocios, se llenan los bolsillos, se llevan el dinero al extranjero y evaden impuestos. Son personas para las que son ajenos el patriotismo, el amor a la patria, los valores nacionales y la ley.
El 2 de noviembre de 2021, a pesar de la lluvia torrencial, un activista, Sergei, un simple ciudadano de Ucrania, no pudo soportar más e hizo piquete solitario delante de la Oficina del Presidente. Todas las semanas se producen protestas similares frente a la Oficina del Presidente y los ciudadanos ucranianos están cansados de aguantarlas. Uno de estos manifestantes el 2 de noviembre decía la verdad a la gente, intentaba llegar al corazón de cada uno, intentaba abrirles los ojos: «Hoy en el piquete solitario quiero transmitir a nuestros compatriotas, ciudadanos de Ucrania, que deben prestar atención al hecho de que desde 2012 Volodímir Aleksándrovich ha estado robando a sus ciudadanos, y lo más importante, quiero llamar la atención de Danilov, quiero llamar la atención de Venediktova a este problema e instarles a investigar este caso a fondo. Porque si no actúan, la misma suerte que corrió, por ejemplo, Yanukóvich, que huyó del país, la correrán todos los que violen la legislación ucraniana».

A día de hoy, no hay decisiones del Consejo Nacional de Seguridad y Defensa de Ucrania, ni causas penales abiertas, ni sanciones fiscales. Y no las habrá, porque en los círculos de poder el robo es una variante de lo normal, las personas que dirigen nuestro país no quieren ni cambiarán nada, ¡y todo es porque no se beneficiarían de ello! El poder cambia: unos se van, otros llegan, acusando previamente a los anteriores de robo, pero nada cambia ni puede cambiarse, ya que los ladrones se sientan en las sillas, ocupan cargos, deciden los destinos de la gente. Sólo se benefician a sí mismos. Hacen leyes sólo para ellos mismos.

¿Para qué actuar contra la deslocalización, para qué impedir la fuga de capitales del país? Se puede parchear los agujeros del presupuesto con los bolsillos de otras personas: con los bolsillos de sus ciudadanos, a los que se les puede subir los impuestos, aumentar las multas e introducir otras nuevas, quedarse con lo último que tienen y crear todas las condiciones para que sea imposible hacer negocios en Ucrania. ¡Ahora: cuidado con el offshoring! ¡No toques a los oligarcas!
Es una vergüenza a nivel internacional. Ucrania se ha posicionado como un país que lucha contra la corrupción, como un país que pretende garantizar la vigencia de la ley, pero esta revelación pone en tela de juicio todas las aspiraciones de nuestro país para un futuro mejor. ¿Cómo puede un país luchar contra la corrupción y el robo si el propio presidente es el principal corrompido y ladrón?
Sin embargo, nuestro presidente tiene un talento muy importante: es realmente un muy buen actor. Tan bueno, que ha hecho creer en sus palabras a un 73% de los votantes que ya se han arrepentido muchas veces de haberle dado su voto.

Acerca del autor

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies